¿Cómo se limpian los paneles solares fotovoltaicos?

instalaciones solares fotovoltaicas

Las instalaciones solares fotovoltaicos o placas solares, como suelen llamarse, sufren de la contaminación y exposición a los elementos naturales.  El polvo, la tierra, hojas, excrementos de aves, hollín, insectos y otros tipos de suciedad los atacan sin clemencia durante todo el año. Esto no es una razón de preocupación relevante para una empresa dedicada a la comercialización e instalación de paneles solares, ya que los paneles fotovoltaicos están diseñados para soportar la intemperie y la fiereza de la naturaleza. 

Sin embargo, la capa de suciedad que se pueda generar sobre el cristal de cada panel, puede actuar como una especie de filtro solar y reducir su eficiencia. Como una ventana sucia que no permite ver con claridad hacia el exterior, o un par de gafas empañadas, los paneles sufren distorsiones por la suciedad.

Existen ciertos elementos artificiales y naturales que pueden causar daños en la superficie de cada panel.  Además de actuar como bloqueadores de la zona, pueden generar sustancias, ácidos u otros químicos que erosionan a largo plazo el cristal.


¿Cómo afecta la suciedad a los paneles solares?

empresa autoconsumo electrico

La quintaesencia de un panel solar es la captura de la energía lumínica proveniente de la radiación solar y transferirla a un sistema de acumulación energética. Un panel solar tiene una serie de células fotovoltaicas que reaccionan a la luz y mediante un proceso físico-químico, transforma esta luz en electricidad. Estas células son sensibles a impactos u otros daños. Es por ello que una empresa de autoconsumo eléctrico instala una capa de cristal templado que protege a estas celdas y funciona como la lente de una cámara.

La cristalinidad de esta superficie es su principal ventaja. Permite el paso más eficiente de la luz hacia las fotoceldas para aprovechar al máximo la energía lumínica proveniente del sol. Una capa de polvo, hollín o tierra, mezclada con la humedad o el agua de lluvia, puede transformarse en un elemento de distorsión importante. Los restos de hojas, animales muertos, insectos o excrementos de pájaros, pueden dar opacidad a las zonas de contacto bloqueando la luz. Además que las sustancias de descomposición, ácidos y otros elementos, pueden dañar lentamente el cristal.

La principal afectación de estos elementos de suciedad, es la disminución de la eficiencia de la placa. Es decir, una placa solar sucia tiene una menor capacidad de absorción y captura de la luz que una cristalina y limpia.


¿Cómo se deben limpiar los paneles solares?

Limpiar un panel solar es relativamente sencillo y es muy similar a la limpieza de una ventana. Se requiere eliminar la capa de suciedad en la superficie, realizar un barrido y devolver la claridad al cristal. Sin embargo, a diferencia de una ventana cualquiera, los rayones y deterioros artificiales en la superficie de una placa solar causan daños considerables. Un rayón puede producir una refracción de la luz diferente que afecta directamente a la eficiencia de la placa.

Por lo tanto, debemos utilizar elementos suaves, que no arañen, lesionen o causen roturas en la superficie. Los mejores ingredientes para limpiar una placa solar son el agua y jabón neutro. El jabón que usamos para el lavavajillas es el más idóneo, aunque el líquido limpiacristales tiene una eficiencia muy superior. Un paño de fibra natural o una escobilla para cristal es la mejor alternativa. Para remover manchas o excrementos se recomienda un poco de alcohol isopropílico con una esponja suave. Ante todo, la seguridad es lo más importante y debemos protegernos del viento, la altura y dificultad de la zona antes de realizar cualquier maniobra de limpieza en una placa solar elevada.

En Giesol siempre recomendamos contratar empresas profesionales de limpieza, pues están cualificadas para ello y cuentan con los elementos de limpieza y seguridad específicas para la limpieza de las instalaciones solares fotovoltaicas.

¿Cómo se reciclan los paneles solares?

paneles solares fotovoltaicos

Los paneles solares han representado en el mundo una revolución en pro del cuidado medioambiental y el cambio de los patrones de consumo. La reducción del consumo de energía proveniente de fuentes fósiles como el petróleo o de otras fuentes altamente contaminantes como la nuclear o térmica.

El uso de energía fotovoltaica se traduce en una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y de transformación negativa de fuentes fluviales. En este sentido, todo el sistema se ha diseñado de tal manera que represente una integración total a los valores ecológicos y que cumplan con las 3 R ‘s de la ecología.


Reúso

La REDUCCIÓN, REUSO y RECICLAJE, están presentes en todos los componentes del sistema de autogeneración y autoconsumo eléctrico. Los paneles solares fotovoltaicos, como máximo exponente de la energía solar, son reciclables prácticamente en su totalidad. 

Se estima que un 90% de cada panel solar puede reciclarse y/o reusarse en la construcción de otros paneles u otros productos de uso cotidiano. Dentro de este concepto, el reúso de los paneles solares fotovoltaicos como paneles de segunda mano ha quedado descartado. La evidencia técnica ha comprobado una sensible pérdida de eficiencia tras culminar su vida útil.

Los paneles solares tienen una de las vidas útiles más largas de todo el sistema eléctrico general, estimada en 30 años. Sin embargo, por diferentes razones; deterioro, fallos de fabricación o simplemente por haber cumplido su función, los paneles requieren reemplazarse.


¿Qué hacer cuando un panel se descarta como parte de un sistema?

4 1

Un panel solar en condiciones favorables tiene una vida útil estimada de unos 30 años. Cuando una celda fotovoltaica ha perdido su utilidad técnica, no se contempla su reúso y debe eliminarse del sistema.  De acuerdo a la normativa legal, cuando un panel solar se desecha, esto debe hacerse en un punto limpio del mismo modo que se desechan los aparatos electrónicos. Este proceso debe ser realizado por empresas instaladoras, pues son los únicos autorizados a retirar los paneles solares fotovoltaicos

Cada panel solar está compuesto por 3 ingredientes fundamentales: Polímeros, vidrio y aluminio. Estos 3 elementos son 100% reciclables y reutilizables.


Proceso de reciclaje

Una vez en el punto limpio, las empresas encargadas del reciclaje se encargan de separar los componentes y enviar a las industrias procesadoras cada elemento. El vidrio se muele y funde para hacer nuevas piezas, el aluminio vuelve a fundirse en lingotes y láminas. 

En definitiva, los paneles solares pueden reciclarse infinitamente dando vida a nuevos productos, incluyendo, por supuesto, nuevos paneles solares.

Es muy importante que tengamos presente que la disposición de los paneles debe hacerse por parte de las empresas especializadas como Giesol en su manejo adecuado.

Instalar placas solares en una comunidad, pasos a seguir

placas fotovoltaicas sevilla

Las placas solares en las azoteas de edificios residenciales parecen multiplicarse día a día. Este cambio en nuestro paisaje urbano se debe a una serie de cambios muy positivos en relación al autoconsumo voltaico de particulares. Los cambios en la legislación regulatoria, reducción de impuestos y de inversiones iniciales, ha supuesto un cambio a favor de la población. Hasta el año 2019, la administración pública contemplaba un impuesto conocido popularmente como “el impuesto al sol”. 

Estas medidas impositivas contemplaban un elevado impuesto a aquellos que salían del sistema convencional de energía eléctrica. La alta inversión requerida para la instalación de sistemas autónomos de generación energética, se sumaban a una ecuación que hacía prácticamente inviable la autogeneración eléctrica. Sin embargo, el cambio de regulación ha permitido un aumento de la instalación de estos sistemas, reduciendo significativamente la inversión inicial. Todos estos factores se suman a una mayor conciencia ecológica y un mayor conocimiento sobre las ventajas económicas de la autogeneración eléctrica.

No obstante, muchas comunidades de vecinos se debaten sobre la viabilidad y beneficios obtenidos mediante la adaptación a un sistema de autoconsumo voltaico o de energía solar. El cambio de la fuente de energía eléctrica y la instalación en comunidades de propietarios, es una decisión importante. Por lo tanto, requiere de la mayor información posible. 


Placas solares en Comunidades de Propietarios: Paso a Paso

6 1

Para hacer la instalación de sistemas de autogeneración energética o placas fotovoltaicas en Sevilla, se debe:

Paso 1: Aprobación vecinal

La Ley de Propiedad Horizontal prevé que con un tercio de la aprobación de los propietarios, pueden articularse cambios significativos en una comunidad. Sin embargo, contar solo con la aprobación de 1 de cada 3 vecinos, suele representar a la larga, más problemas que soluciones.

La alternativa más eficiente en este sentido, es la preparación de un dossier informativo. Esto se debe combinar con la consulta a expertos y una asesoría de técnicos especialistas en la materia. Para ello, las empresas instaladoras y prestadoras del servicio tienen personal especializado en proveer a los vecinos de toda la información necesaria. 

Paso 2: Formalización del servicio

Una vez que se ha sometido a votación y se ha aprobado la instalación de un sistema de autoconsumo fotovoltaico, se debe formalizar la contratación. Este es un paso muy sencillo, pues se requiere de la firma de un contrato de instalación y servicios con una empresa homologada. Para ello, se requiere de un documento de formalización de la decisión vecinal a través de una junta extraordinaria de propietarios.

Paso 3: Instalación

A partir de este punto, el trabajo corresponde en su totalidad a la empresa instaladora. Se debe elegir el punto óptimo de instalación de los paneles solares, así como el resto de componentes del sistema.  La empresa de instalación, hace un estudio de viabilidad técnica y propondrá un punto ideal de instalación. El cual, obviamente, debe contar con la aprobación de la comunidad.

Paso 4: Distribución

Cada apartamento, piso, planta, locales o la forma de distribución arquitectónica de la comunidad, tiene una carga eléctrica diferente. La empresa realizará un estudio histórico de las cargas y realiza una evaluación técnica de asignación de cargas máximas y mínimas por unidad. Por lo general, esta distribución se realiza basada en la carga actualmente contratada. Sin embargo, la comunidad puede hacer cambios en este sentido.

Paso 5: Facturación

Del mismo modo que se hace con la facturación de la energía eléctrica convencional, cada unidad arquitectónica tendrá una factura de consumo. Frecuentemente, se tiene el concepto que el cambio a energía solar supone que no se volverá a pagar una factura de electricidad. En este sentido, en la fase de información, se debe informar sobre la reducción de pago y todos los elementos inherentes.

La instalación de placas fotovoltaicas en Sevilla, suponen una drástica reducción del pago en energía, lo que supone un ahorro que amortiza la inversión en poco tiempo.

La energía solar es una energía segura, estable y contribuye al cuidado de nuestro planeta.

¿Qué son las celdas solares fotovoltaicas?

¿Qué son las celdas solares fotovoltaicas?

Las celdas solares fotovoltaicas, son, probablemente la representación más icónica de lo que se ha conocido como la revolución verde. Hay cosas en la vida que damos por sentado y que poco nos detenemos a evaluar su magnitud. La energía solar es una de esas cosas que mayor beneficio nos aporta y que, sin embargo, no aprovechamos para nuestro día

El sol, genera dos tipos de energía principalmente: energía térmica y energía lumínica. Hasta hace unos años, la electricidad se generaba únicamente por medio de fuentes hídricas, nuclear y termoeléctrica. Las cuales, se han comprobado ser altamente contaminantes y modificadoras del medio ambiente.

El descubrimiento de la transformación de energía lumínica del sol en energía eléctrica, ha sido uno de los mayores avances en materia energética de los últimos años.


Las celdas fotovoltaicas: ¿Qué son?

Los paneles solares fotovoltaicos están compuestos por celdas fotovoltaicas. A pesar de su curioso nombre, estas celdas tienen un principio básico bastante sencillo.

Para comprender su funcionamiento, debemos entender, en primer lugar, cómo se compone la luz y algunos principios básicos de la electricidad.


Luz y electricidad

La energía lumínica, es decir, la luz, está compuesta por partículas sin carga eléctrica que tienen la propiedad de ser absorbidas y transmitidas. Por otro lado, la electricidad se produce como una manifestación de reacciones de separación y movimiento entre electrones, dentro de los átomos.

En el desarrollo de la energía de fuentes solares, se descubrió que podemos manipular a voluntad estos electrones para generar cargas positivas y negativas, causados por el choque entre electrones y fotones. Las celdas fotovoltaicas, están hechas de cristales de silicio sin carga eléctrica, los cuales pueden mezclarse con elementos químicos para generar carga positiva o negativa.

La mezcla del silicio con fósforo, puede generar carga negativa al reaccionar con los fotones. Por otro lado, la mezcla con boro, producen electrones con carga positiva. Por el principio de electromagnetismo, los electrones con cargas opuestas se atraen y en sus choques, producen electricidad.

Esta electricidad, se transmite hacia una placa conductora y de ahí hacia el sistema de almacenamiento, inversión, regulación y distribución de la electricidad dentro de la casa o comercio.


Complementos de las celdas fotovoltaicas

Existen una serie de complementos y elementos externos que forman parte del sistema fotovoltaico, cuyo objetivo es aumentar la eficiencia de la capacidad de la celda.

Estos elementos son:

Concentradores

Estos sistemas, permiten concentrar el halo de luz en un solo punto, lo que aumenta la eficiencia de la recepción en más de un 30% en comparación a aquellos paneles que no usan este tipo de elementos de ayuda.

Reflectores

Estos elementos, son espejos que permiten aumentar la intensidad de la luz que recibe una celda y así poder incrementar la capacidad receptiva de ésta.

Son muy usados en los meses invernales en zonas con baja radiación solar o en aquellos puntos en los que la luz solar incide de manera pobre sobre la celda. Su poder, permite que cada celda pueda recibir hasta 4 veces más cantidad de luz que en condiciones normales.


Construcción de una celda solar fotovoltaica

En la construcción de una celda fotovoltaica, intervienen una serie de procesos industriales y fisicoquímicos que permiten la formación de cada celda. Aunque pueden variar entre fabricantes, la mayoría de las celdas fotovoltaicas se producen mediante el siguiente procedimiento: 

  1. Preparación: A través de un proceso de purificación, se prepara el silicio, el cual será el material principal de fabricación de la celda.
  2. Fundición: Con la utilización de hornos de gran potencia, se funde el cristal de silicio en lingotes que se usarán para las celdas.
  3. Corte y pulido: Una vez fundido en lingotes, utilizando una serie de cortadoras industriales, se corta el silicio en láminas que se pulen y limpian para la construcción de los paneles.
  4. Texturización: La superficie ya pulida y limpiada, se debe texturizar mediante el uso de agentes químicos. La función de este proceso, es que la reflexión de la luz en el lado frontal sea menor.
  5. Doping: Como hemos visto, el silicio debe mezclarse con elementos químicos como el fósforo o el boro, para formar electrones que generan carga positiva o negativa con la interacción con la luz. A través de la fundición a temperaturas superiores a los 800ºC, se insertan impurezas en el cristal para formar celdas de reacción positiva o negativa.
  6. Unificación: Como en un sándwich, las láminas se unen entre sí para formar una sola celda que irá en cada panel. Su tamaño dependerá del destino, si van a un panel monocristalino, será una sola pieza, más delicada y pulida.

Si se destina para construir un panel policristalino, se producen celdas más pequeñas, de color azulado y con una menor calidad. Posterior a la fabricación de cada celda, se procede al armado en los paneles fotovoltaicos.

Cómo funcionan las placas solares de autoconsumo

Cómo funcionan las placas solares de autoconsumo

Las placas solares para el autoconsumo, están ampliamente difundidas en nuestro país. España lidera las cifras europeas y mundiales de generación y uso de energía solar. Su privilegiada posición geográfica y una legislación que ha cambiado a favor de su promoción, han sido claves. Nos ha llevado a ser el país con la proporción de hogares y comercios consumidores de este tipo de energía en los últimos 2 años.

La energía solar ha sido catalogada por las Naciones Unidas, como la energía más limpia y de menor impacto en el medioambiente. A su vez, los años de experiencia, han demostrado que el uso de placas solares, genera un tipo de energía confiable y muy segura.

No obstante, el uso no está ni siquiera cerca de las metas del milenio, planteadas por el concierto de países del mundo hace ya bastantes años. Muchas dudas surgen en relación a su funcionamiento, costes y utilidad. Hoy queremos despejar una de las principales interrogantes y es la referida a su funcionamiento.


Placas solares: ¿Cómo funcionan?

Las placas solares, son una denominación genérica a un sistema de generación de energía eléctrica que usa como fuente la energía lumínica y térmica proveniente del sol. Hay dos tipos de sistemas: El sistema térmico y el sistema fotovoltaico

El sistema térmico, es un sistema de mayor simplicidad. Consiste en la utilización de la porción térmica de la energía solar para usarse como sistemas de calefacción de agua. Es muy difundido su uso como sistema de calefacción de agua, apoyo a los sistemas de calefacción y como calentador de agua en volúmenes mayores como piscinas. Aunque su uso y funcionamiento es muy sencillo, así como económico, su uso es bastante limitado y es usado en menor proporción.

El sistema de generación de electricidad a partir del sol, se corresponde al sistema fotovoltaico.


Sistema fotovoltaico: Algunos datos básicos

El funcionamiento del sistema fotovoltaico es un poco más complejo. A su vez, es un sistema de mayor alcance y de mayor efectividad para su uso doméstico, comercial e incluso industrial. Se basa en la absorción de energía lumínica proveniente del sol, de la siguiente manera: Un panel fotovoltaico es instalado en una zona con alta incidencia de rayos solares, los sitios más comunes suelen ser los techos o zonas abiertas sin interferencias lumínicas.

El panel está compuesto de cientos de células fotovoltaicas y una superficie de silicio que contiene electrones sin carga eléctrica. El silicio es tratado con dos tipos diferentes elementos químicos para producir diferentes tipos de cargas en reacción al choque con los fotones.

Los fotones, son la expresión atómica de la luz y pueden generar cargas positivas o negativas de acuerdo al electrón con el que impacten. Un lado del panel es tratado con boro para generar cargas positivas y la otra cara es tratada con fósforo para generar carga negativa. En el medio de ambas capas, se instala una placa conductora que funcionará como unificador de cargas positivas y negativas.

Toda esta energía que se genera en el panel de conducción es transmitida hacia los bordes metálicos del panel y de ahí es conducido hasta un sistema de acumulación. Estos acumuladores, es decir, unas baterías, almacenan energía eléctrica. 

Esta energía eléctrica, es derivada hacia un inversor que transforma la corriente continua de las baterías en corriente alterna. La electricidad, debe pasar por un regulador que nivela la intensidad de la carga eléctrica a 220V, la cual es transmitida hacia las fuentes de conexión.


Tipos de paneles solares 

Los paneles solares fotovoltaicos, se clasifican de acuerdo a su forma, funcionamiento y composición en:

Paneles amorfos

Por lo general, estamos acostumbrados a ver paneles solares de formas geométricas definidas. Normalmente en formas cuadradas o rectangulares.  Sin embargo, existen un tipo de paneles que no tienen una forma definida y que se conocen como amorfos. Su uso se ha ido descontinuando, ya que son ineficientes en la captación de energía y tienden a disipar mucha más energía de la que absorben.

Paneles policristalinos

Estos paneles, están formados por múltiples cristales de silicio con tratamiento de carga para transformar la energía en positiva o negativa. Estos cristales se arman dentro de un panel rectangular o cuadrado, que se orientan de manera diferente hacia la fuente de luz.

Paneles monocristalinos

Estos, son considerados los mejores paneles solares fotovoltaicos por muchos expertos. Están construidos de una sola superficie de cristal de silicio en la que los electrones tienen mayor libertad de movimiento. Estas estructuras son mucho más eficientes en la captación de energía y la interacción electrónica para transformar de manera más eficiente la energía. Evidentemente, son los más costosos, pero a su vez los más duraderos.

Los paneles solares fotovoltaicos, generan energía de la manera más eficiente, segura, barata y ecológicamente amigable con el medioambiente.

Placas solares fotovoltaicas o térmicas, lo que tienes que saber

Placas solares o térmicas, lo que tienes que saber

Cambiar el consumo convencional de energía eléctrica, al autoconsumo por energía solar, es una de las mejores decisiones que podemos tener. Es una energía 100% limpia, verde, segura y sobretodo, con unos altos niveles de eficiencia. 

No obstante, algunos usuarios consideran que este cambio, es un proceso que solo consiste en instalar un par de paneles en el techo de sus casas. Existen dentro del sistema de generación y transformación de energía solar a energía eléctrica, una serie de factores que deben tenerse en consideración antes de proceder con dicha instalación.

Uno de los elementos que mayor discrepancia causa es lo relativo a la conveniencia de uso de placas solares fotovoltaicas o térmicas. Esto se debe a que, aunque cumplen un mismo objetivo común, tienen diferencias técnicas y sus precios, son muy diferentes.

Veamos algunas de las características de cada uno de los sistemas de energía.


Placas solares o fotovoltaicas

Los paneles fotovoltaicos funcionan mediante la absorción de la energía lumínica proveniente de una fuente natural o artificial. Evidentemente, su uso se hace eficiente por la transformación de energía a partir de la luz solar. Estos paneles, están compuestos de cristales de silicio que pueden ser monocristalinos o policristalinos. Transforman en energía eléctrica entre un 10 y un 22% de la luz recibida.

Miles de células fotovoltaicas, contienen electrones libres de átomos son estimulados o “golpeados” por fotones, la expresión física de la luz. Esta reacción física, produce una carga eléctrica. Cada panel está compuesto por 2 capas que reaccionan con cargas positivas y negativas. Para lograr la diferencia de cargas, cada panel debe tener dos tipos de superficies con un panel conductor en el centro.

Cada capa se trata con diferentes materiales para que tengan reacciones diferentes, una se mezcla silicio con fósforo para generar un campo negativo y la otra con boro para generar una carga negativa.La energía que se genera en cada panel, se transmite hacia un marco conductor. Luego, un sistema de cables, lleva esta energía a un banco de acumulación (una batería) hasta que se invierte y se suministra.


Placas térmicas

Las placas térmicas funcionan con un sistema mucho más sencillo pero con una aplicación más específica.

El sol, genera dos tipos de energía: energía lumínica y energía térmica. Como ya hemos visto, se puede aprovechar la energía lumínica para generar electricidad. Sin embargo, la porción térmica de la energía solar puede aprovecharse de manera muy eficiente.

A través de un panel de captación solar, se aprovecha la radiación térmica del sol y se transmite hacia un fluido como energía calorífica. Este fluido se encuentra concentrado en un recipiente, el cual no solo se encarga de su contención sino de su posterior administración a demanda.

Con un sistema similar al funcionamiento de un aire acondicionado, un intercambiador recibe agua fría y la transforma en agua caliente mediante un simple sistema de intercambio de calor.


Existen sistemas térmicos de circuito abierto y cerrado 

El sistema abierto, no tiene un intercambiador de energía, por lo que dependen del clima e incidencia del sol.

En cambio, el sistema cerrado funciona de la siguiente manera: Un líquido anticongelante fluye a través de un sistema de tuberías que son calentadas por acción del sol. Este líquido caliente pasa a un acumulador para calentar el agua fría, repitiendo el ciclo.

A veces, el agua del acumulador no llega a la temperatura deseada. En estos casos, pueden apoyarse por un sistema térmico compuesto por una resistencia eléctrica o una caldera para elevar la temperatura hasta el nivel requerido.

El sistema térmico cerrado, es el más utilizado en países con 4 estaciones como España, pues la temperatura del agua en los meses invernales (cuando más se requiere) puede llegar por debajo del punto de congelación.


¿Cuál instalar en casa?

Ambas opciones no son mutuamente excluyentes, pero sí son sustitutivas. Es decir, los paneles fotovoltaicos pueden funcionar para hacer funcionar un calentador de agua, pero un panel térmico no funciona para generar electricidad.

El uso de paneles térmicos se aconseja en aquellos espacios o comercios con gran uso de agua caliente, como gimnasios, piscinas o saunas. Algunos sistemas térmicos se pueden usar como apoyo al sistema de calefacción, calderas o generadores de vapor.

Sin embargo, la apuesta segura para el hogar y para el ámbito comercial tiende a ser la instalación de paneles solares fotovoltaicos, ya que se trata de una inversión más flexible, adaptativa a cualquier situación y con una excelente capacidad de amortización.

Instalación fotovoltaica, preguntas frecuentes

Instalación fotovoltaica, preguntas frecuentes

La instalación fotovoltaica, es la mejor fuente de energía doméstica y comercial en la actualidad. Sus costes de instalación, son ínfimos en comparación al ahorro mensual en la factura de electricidad.

Aunado a los obvios beneficios económicos, la producción de energía fotovoltaica, es la forma más segura de cuidar a nuestro planeta mediante el uso de una energía renovable, inagotable, limpia y que no produce contaminación.

Sin embargo, a pesar de la abundancia de información referente a sus beneficios prácticos, económicos y ecológicos, aún persisten muchas dudas entre los usuarios. Hoy trataremos de resolver las dudas más frecuentes entre nuestros clientes.


¿Para la instalación fotovoltaica necesito un estudio previo?

Sí, de hecho, es uno de los pasos imprescindibles antes de hacer cualquier tipo de instalación fotovoltaica.

El cálculo de las necesidades de consumo del hogar o comercio, instalaciones actuales y futuras, espacio de instalación de los paneles solares y estado de la red de cableado interior, es uno de los pasos más importantes.

Una de las principales tareas de nuestros técnicos especialistas, se corresponde con el análisis de la incidencia y magnitud de la radiación solar en la vivienda o local comercial. 

Otro de los elementos de gran importancia en este estudio previo, se corresponde con la capacidad física del inmueble para el almacenamiento de las baterías, inversores y reguladores de carga eléctrica. 


¿Los paneles se instalan siempre en el techo?

No necesariamente aunque es la zona  más común de instalación. Sin embargo, no todos los inmuebles tienen la misma configuración y arquitectura. Por lo general, buscamos el punto de la casa o comercio con la incidencia solar más eficiente.

En algunos hogares se puede hacer la instalación en el jardín o en otra área de la casa, esto, siempre se hace de común acuerdo con el propietario, comunidad y otros actores involucrados, siguiendo con los estatutos internos en este sentido.

El espacio a instalar los paneles solares, debe cumplir con los siguientes requisitos:

  • Área libre de circulación de personas, animales, vehículos u otros elementos que puedan afectar la integridad del panel.
  • Tener la superficie adecuada y de ser posible, tener holgura suficiente para los casos en los que se requiera ampliación de paneles para una mayor recepción.
  • Debe tener una mínima incidencia de radiación solar, esto se determina con una serie de cálculos técnicos que determinan la idoneidad del espacio.
  • La distancia y recorrido desde los paneles fotovoltaicos y los demás componentes del sistema, se trata que sea la mínima posible. Esto no solo reduce los costes de cableado, sino que permite una inspección más eficiente en el futuro.
  • Debe estar dentro de las normativas internas, municipales y comunitarias. Es decir, el área no debe tener prohibiciones de afectación de fachada, limitaciones legales, ecológicas o de patrimonio histórico y sociocultural.

¿Necesito permisos para instalar paneles en mi propia casa?

Esto depende de la ubicación y condición del inmueble. Si el inmueble no se encuentra inserto en una comunidad de vecinos o sea parte de un área protegida, se puede hacer la instalación fotovoltaica con solo hacer una notificación al administrador actual de la red eléctrica.

Para ello, se debe cumplimentar un modelo de solicitud en la administración de la red eléctrica y otra serie de permisos locales necesarios.

Si por el contrario, el inmueble es parte de una comunidad de vecinos, es patrimonio paisajístico o histórico de la ciudad, se debe obtener una autorización por escrito de las autoridades competentes para poder proceder con la instalación.

Generalmente las empresas instaladoras como Giesol Energía, nos encargamos de la asesoría en lo relativo a la documentación y permisos necesarios en cada caso particular. 


Y en los días de invierno… ¿Voy a tener menos electricidad?

En lo absoluto. La instalación fotovoltaica tiene la suficiente capacidad de obtener energía aun en los días nublados o con menos exposición solar.

Aunado a ello, debemos recordar que se instala una serie de acumuladores e inversores de energía, cuyo único objetivo es acumular la suficiente energía para ser usada en los momentos necesarios.

Por otro lado, a menos que el inmueble se encuentre en un área remota y sin conexión a la red convencional, es prácticamente imposible agotar la energía acumulada y quedarse sin electricidad, pues se puede hacer uso de la energía convencional de manera automática.


¿Obligatoriamente tengo que contratar a una empresa de instalación?

No hay ninguna legislación al respecto y no existe ninguna obligatoriedad de contratar una empresa de instalación fotovoltaica para gozar del servicio de autoconsumo. Sin embargo, las empresas instaladoras como Giesol Energía, hemos adquirido una experiencia y un conocimiento del sector que permite una instalación, por lo general, más rápida, económica, eficiente y sobretodo, segura.

Por otro lado, nuestras instalaciones cuentan con una garantía de calidad que ofrece un valor añadido de tranquilidad, seguridad y confianza.

Conceptos básicos: ¿Qué es un inversor de corriente y qué utilidad tiene?

Conceptos básicos: ¿Qué es un inversor de corriente y qué utilidad tiene?

Cuando tomamos la decisión de pasar del uso una fuente de energía convencional a las fuentes alternativas de electricidad, hemos dado un paso gigante hacia a la conservación ambiental, el ahorro y el uso de energías limpias.

Dentro de las energías verdes, las de mayor uso a nivel mundial son la energía eólica, hidroeléctrica y solar. La energía fotovoltaica, ha probado ser el tipo de energía más práctica, potente y económica. 

Su sencilla instalación, unido a su bajo precio y a la factibilidad de poder instalarse en cualquier vivienda urbana o rural, ha hecho que sea la más opción más escogida por usuarios en todas partes del mundo. En el último año, España ha sido líder a nivel europeo en instalación de placas solares, producción y consumo de energía fotovoltaica.

Nuestras condiciones climáticas y la desregulación de las trabas burocráticas que hacían difícil el paso de consumidores tradicionales a alternativos, han favorecido este repunte en el hábito de consumo español. A pesar de estar ampliamente difundida la información general sobre el uso de energía fotovoltaica, aún persisten muchas dudas hoy en día sobre la instrumentación de la instalación de placas solares.

“Conocimiento es poder”, es por ello que debemos dominar todas las aristas que envuelven a la energía solar, su instalación, costes y aplicación práctica.

Las empresas instaladoras de placas fotovoltaicas, recibimos constantemente muchas dudas sobre la instalación, uso y costes sobre la energía solar. Dentro de las inquietudes más frecuentes, es la relacionada con el inversor de corriente y su utilidad. 


El inversor de Corriente

Conceptos básicos: ¿Qué es un inversor de corriente y qué utilidad tiene?

Muchas personas tienen el concepto erróneo de que la mera instalación de las placas fotovoltaicas en su azotea, será suficiente para empezar a disfrutar de los beneficios de la energía solar en su hogar o negocio.

Sin embargo, las placas fotovoltaicas son solo una parte del sistema de equipos necesarios para aprovechar la energía eléctrica de fuente solar. 

El sistema de energía fotovoltaica doméstica, se compone de:

Placas Fotovoltaicas

Estos son los paneles que están expuestos y son los responsables de captar la potencia proveniente de los rayos del sol. La instalación de estos paneles se calculan de acuerdo a la energía necesaria en un inmueble, es decir, a mayor necesidad de potencia, más paneles deben instalarse.

Regulador de Carga

Este componente permite administrar la energía capturada por las placas de la manera más eficiente posible. El regulador, es el elemento que impide que las baterías se sobrecarguen de energía, al mismo tiempo regulan la salida de energía de las baterías para evitar que se descarguen completamente.

Baterías

Las baterías son acumuladores de energía. Reciben la energía de los paneles solares y mediante el regulador, pueden acumular y administrar la potencia a utilizar en el resto del sistema.

Una de las principales funciones de las baterías, es servir como generador de la electricidad que se utilizará en la vivienda u oficina.

Inversor de Corriente

El inversor de corriente es una de las partes más importantes del sistema de energía fotovoltaica. Permite transformar la energía acumulada en funcional para el uso doméstico y comercial.

Sus funciones principales son:

  • Realizar la conversión de la corriente continua en corriente alterna, el tipo de corriente demandado por todos los aparatos eléctricos, electrodomésticos, iluminación y demás elementos eléctricos de una vivienda.
  • Optimiza la energía: El inversor de corriente actúa como un optimizador de la energía capturada por cada panel solar, lo aísla individualmente y permite maximizar su uso.
  • Proteger el sistema: El inversor, diagnóstica y hace un seguimiento contínuo del uso de la energía en el sistema. De este modo, puede regular y medir los niveles de carga desde las placas, cumulado en las baterías e incorporado al sistema eléctrico interno.
  • Mantener el sistema funcionando: El inversor de corriente asegura que bajo cualquier condición climática, haya un suficiente flujo de energía hacia el hogar o comercio.

 Los tipos de inversores más destacados son:

  • Inversores tipo String o de cadena.
  • Microinversores.
  • Optimizadores de corriente.

Conociendo todos los componentes de un sistema de energía fotovoltaica, podemos entender de un mejor modo, todas sus funciones y su relevancia en la generación, acumulación e inversión de electricidad en nuestra vivienda y lugar de trabajo.